Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (48)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (443)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (168)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (161)
Fetichismo (154)
Flechazos (32)
Gays (294)
Heterosexual (918)
Incestos (377)
Infidelidad (297)
Intercambios (193)
Jovencitos (56)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (76)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (67)
Sadomasoquismo (193)
Sexo anal (26)
Sexo oral (8)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Erotismo amor
Valor de este relato: 4.33
Enviado por: greeneyes


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

sueño o realidad


Son más de las 12 de la noche y no puedo dormir. Hace calor. Se escucha el murmullo de la gente que pasea por la calle a lo lejos, cortando el silencio inmóvil de la habitación.
La cama es inmensa y me pierdo en ella intentando buscarte. Me enredo desnuda entre las sábanas inspirando tu olor… apoyando mi cabeza sobre la almohada que lleva el perfume de tu pelo, de tu boca…
Es inútil porque no estás. Esta noche no estás conmigo… y aunque intento llamarte a gritos se que hoy no puedes venir. Te extraño y extraño tu cuerpo pegado al mío, tu calor, tu piel…
Ay amor, suspiro. Si pudieras navegar por mi mente y descubrir lo que mis pensamientos deliran, lo que deseo hacer con vos en este momento…
El cansancio hace mella en mí, y de a poco voy logrando relajarme y entrar en el profundo mundo de los sueños…
Me muevo en la cama con una extraña sensación…ummm, más que extraña placentera…
Me has despojado de las sábanas… y siento, muy despacito y suave, tu mano acariciando mis empeines, va subiendo por las piernas, se detiene en mis rodillas, y vuelve a bajar por la pantorrilla. Y vuelve a subir, despacio, lentamente… ahora sigue más arriba… por mis muslos, pasa por mi cadera… por el lateral de mi cuerpo… por mi brazo… baja hasta mi mano, y vuelve a subir rozando mis axilas, bajando hasta mis pechos… pasa por uno… ahora por el otro… y sube hasta mi cuello.
Ahora siento como tu mano me acaricia la cara, mis mejillas, mis ojos, mi frente y mi pelo… todo el largo de mi cabellera, rozándome los hombros, la espalda… baja hasta mi cintura, mis caderas, mis nalgas… y vuelve a subir…
Se me eriza la piel cuando siento tu aliento chocando contra mi cuello, siii, ahí, justo debajo de mi orejita… Y siento que te acercas más, y más… hasta que el contacto de tus labios con mi piel es inevitable, y tus besos me sumergen en un estremecimiento total.
Tus labios se abren humedeciéndome el cuello, luego la orejita… mis mejillas, mis párpados… y vuelven a mi cuello, bajan por el tórax hasta el ombligo… juegan con él… y vuelves a subir hasta posar tus labios en mis pechos. Empiezas con besos suaves, delicados… lamiéndolos, haciendo círculos con tu lengua alrededor de mis pezones, que ya están duros… para ir aplicando más fuerza y empezar a chuparlos, a succionarlos… a estrujarlos y estirarlos con tus manos… y volver a lamerlos, sin prisa pero sin pausa.
Y pienso en lo caliente que me estás poniendo… Y me concentro en el placer que me estás dando… así, tumbada boca arriba… con los ojos cerrados y mis manos acariciando tu pelo suave, suave, suave…
Te vuelves hacia mí, y me besas apasionadamente hasta que se unen nuestras lenguas, se enredan, se acarician, se chupan y se desean…
Tu mano se abre camino entre mis piernas… y por fin me tocas. Me tocas el chochito recién depiladito…
Escucho tus suspiros en mi boca al sentir lo mojadito que lo tengo… siiiii, mi amor, estoy toda mojadita para vos…
Me acaricias, y traes tu dedo hasta tu boca, para chupártelo todo impregnadito en mi… y me besas otra vez…
Y entonces vuelves a bajar tu boca… pero sigues más allá de mis pechos, y te detienes delante de este chochito que querés saborear… Y yo estoy deseosa de que lo hagas… quiero sentir tu lengua recorriéndome entera… y la siento.
Comienzas a lamer y a chupar cada rinconcito en busca de todo el néctar que desprende mi cuerpo… te lo quieres beber todo y yo quiero que te lo bebas.
Y me miras… y me matas… y me fascinas… y me enloqueces.
Y tu lengua acaricia mi clítoris, ese botoncito del placer que sólo quiere que lo beses, que lo chupes, que lo muerdas… Y ahora reemplazas tu lengua por tu mano, y haces círculos en ese botoncito rojo e hinchado. Tu lengua comienza a deslizarse entre mi chochito y mi culito… una y otra vez… una y otra vez… metiéndose dentro de mi chochito que te desea… que te siente… que se enloquece…
“No pares, sigue… sigue…“ Y mi cuerpo empieza a convulsionar violentamente.
Y sigues tocándome, y abro más mis piernas, que subes sobre tus hombros. Con una mano me acaricias locamente los pechos y con la otra haces círculos en mi clítoris. Entonces... siiiiiiiiiiiiiii... aparece ese fuego violento que empieza en mi clítoris, sube por mi vagina, llena mi útero y se esparce por todo mi cuerpo. Esa deliciosa corriente eléctrica que me estremece de placer.
No sé cuantos segundos o minutos pasan... Solamente percibo las maravillosas convulsiones que produces en mi cuerpo...
Después las convulsiones van siendo más lentas y el fuego se empieza a apagar.
Y vos con la boca ahí, bebiendote mis espasmos, mis gemidos, mis fluídos…
Lo sé, estás a cien y lo siento…
Me incorporo y te sientas junto al respaldo de la cama…
Ahora soy yo quien quiere saborearte entero… y me pongo entre tus piernas, firmes, rectas…
Te miro. Te beso… y voy bajando con la lengua desde tu boca hasta tu pecho, tu tórax, tu ombligo… estás todo depiladito, y aquí está, mi otro gran amor… que me tiene locamente enamorada: si, tu polla mi amor. La miro… es perfecta. Su tamaño, su color… Me enloquece, me apasiona…
Te miro… y acercando mi boca, comienzo a pasar mi lengua por ella… desde los huevos, hasta la punta…y te los acaricio con mi mano libre, humedecida en mi propia saliva… y los amaso suavemente, y me los meto en la boca… los succiono, lamiéndolos enteros…
Y subo hasta la punta otra vez. Tu polla me tiene loca…
Hago círculos con mi lengua alrededor del glande… ummmm, me encanta su olor… me estoy poniendo a mil, y la tengo delante de mí, taaaaan ricaaaa…
Me quitas el pelo de la cara… quieres verme, lo se, y se que te gusta mirarme mientras lo hago.
Y la vuelvo a lamer… de abajo hacia arriba, una y otra vez… y voy metiéndomela toooda en la boca, quiero sentirla latir dentro, en un subir y bajar de estremecimientos, suspiros y placer, incesantes…
Me estás volviendo loca… y se que estoy volviéndote loco a vos también…
Busco tu mirada acaramelada: quiero que disfrutes mi amor… quiero hacerte sentir lo que nunca sentiste… quiero llevarte a la cima de la gloria con cada movimiento, con cada beso, con cada caricia…
Y siento tus manos agarrándome los hombros… no me dejas continuar… te acercas a mi boca… y me besas como si se te fuera la vida en el beso… “Te amo”, es lo único que soy capaz de decir sumergida en este carrusel de lujuria y deseo…
Y así como estás, me siento sobre vos… buscando el calor de tu sexo en el mío… queriendo clavarme en vos y no separarme más…
“Ummmm, que caliente estás”, te escucho decir entre suspiros…
“Vos me ponés así mi amor, vos me calentás de esta manera descomunal…” te digo entrecortada por los gemidos que se desahogan al sentirte entrar en mi, más y más profundo…
Ayyyy amor, si sintieras lo que estoy sintiendo sabrías por qué disfruto tanto haciendo el amor con vos… sentir como entras y sales de mi, cuando cabalgo sobre tu cuerpo… sudorosos los dos, deseosos… entregados…
Me encanta estooooo!!! Subir y bajar sobre vos… sentir tu polla, que es mía y sólo mía, partiéndome al medio en un sinfín de sensaciones, que poco a poco van subiendo aún más la temperatura de mi cuerpo… mi chochito tocando contra vos en cada movimiento…
Te comes mis pechos… los abarcas con tu boca arrasadora y los besas, los muerdes…
Me sostengo del respaldo de la cama, ya no aguanto más…
Y lo sabes… Lo sabes y me lo pides porque vos estás como yo: “Córrete, córrete mi amooorrrr”
Y ni me hago desear ni puedo aguantar… y un volcán de explosiones y espasmos estalla en mi, arqueando mi cuerpo, al sentir cómo te deshaces dentro mío… inundando toooodo mi chochito con tu leche, caliente, caliente… mientras tu boca se ha prendido a mi cuello como una bestia devorando a su presa… potenciando aún más este orgasmo maravilloso que me hacés sentir…
“Te amo”, vuelvo a decirte mirándote a los ojos… esos ojos del color del amor más grande y del deseo más ardiente.
Pero no has sido un sueño mi amor…
Esta noche de tanto desearte y aclamarte, con mi corazón y mi cuerpo, has venido… Estás aquí.
Has venido, y como mi rey, mi ángel y mi demonio… has vuelto a ocupar tu lugar, amor mío, tu lugar a mi lado… cada noche.-


Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.